jueves, 15 de febrero de 2018

Hola! después de casi dos semanas sin publicar, vuelvo! la razón ha sido muy buena, diversos encargos que no me han dejado tiempo para sentarme delante del ordenador.

Esta semana os pongo por aquí la receta de lo que es, en mi opinión, la galleta perfecta. Razones:

- es fácil y perfecta para hacer con niños
- apenas pringa
- cuando las horneas, no se expanden mucho
- son perfectas para decorar (a esto dedicaré un post más adelante)
- sobre todo... son adictivas y no pararía de comerlas.




Con esta receta, saldrán entre 30-40 galletas, si tenemos un cortador de tamaño estándar (unos 4-5cm)

¿Empezamos?

Ingredientes para la masa

- 120 g de azúcar glas
- 400 g de harina de repostería
- 240 g de mantequilla sin sal
- 1 huevo tamaño "M" (sácalo de la nevera 1-2 horas antes)



Observaciones

* Cuando se habla de mantequilla a temperatura ambiente, je je, no es dejarla fuera de la nevera si estás en invierno a 8ºC, o totalmente derretida si estás en verano a 40ºC... Temperatura ambiente es, con textura de pomada

* Tamizar siempre tanto el azúcar glas, como la harina, para que se integre perfectamente y no se nos formen grumos


Elaboración

En un bol grande, con las varillas (bien a mano, con batidora o con máquina), ponemos la mantequilla y movemos, movimientos suaves, vamos añadiendo poco a poco el azúcar tamizado, cuidando que se integre perfectamente. 

Cuando lo tengamos, añadimos el huevo y seguimos moviendo, hasta que veas que la masa que se está formando es uniforme.

Ahora toca ir añadiendo de manera gradual el harina tamizada, para que sea más cómodo, podéis añadir en 3 tandas, hasta que no esté bien integrada, no se añade la siguiente parte. Todo siempre con movimientos suaves. Si llegada la última parte veis que os cuesta, podéis ayudaros de la mano.

Cuando tengáis la masa, veréis que no es pegajosa para nada, formad una bola compacta, ponedla en film transparente y al frigorífico, entre 20-25 minutos.


Precalienta el horno a 180ºC, prepara la bandeja con papel sulfurizado o vegetal, espolvoreando un poco de harina.

Corta 1/3 de la masa, deposita los 2/3 restantes en el frigorífico de nuevo, ¿razón? se pondría blanda y se pegaría al rodillo después.

Hay quien pone la masa entre dos papeles vegetales, yo directamente limpio a conciencia la encimera, espolvoreo harina y amaso con un rodillo. La plancha resultante de masa de galleta tiene que tener unos 5 mm de espesor. Yo me ayudo de unas anillas que tiene mi rodillo, así es todo más uniforme.




Corta la masa con el corta pastas, en concreto, estas son para una mesa dulce, cuya temática eran las mariposas. Deposítalas con cuidado en la bandeja preparada anteriormente y al horno. 




Tiempo, entre 10-12 minutos, si no habéis controlado el tiempo o le pedía a alguien que os las vigile porque estáis liados con algo, a la pregunta: ¿pero cómo sé si están o no? la respuesta es "cuando se empiecen a poner morenas por los bordes"



Sacadlas y ponedlas en una rejilla a enfriar (vale la del horno misma, puesta del revés)

Repetid proceso, hasta terminar la masa que tenéis en el frigorífico.
Cuando estén frías, metedlas en una caja y a disfrutar cuando queráis.




!Ya está!


Notas:

Esta  masa la podéis tener durante varios días en el frigorífico, incluso la podéis congelar, dividiéndola en 3 partes y liadas bien en film transparente, durante 1 mes.




jueves, 1 de febrero de 2018

Como comentaba en mi presentación del blog, aprovechando un poco que no sé qué hacer con mi vida o sí lo sé… más o menos, pero da todo un poco de miedo…, he decidido formarme un poco en pastelería, concretamente en decoración, porque lo mío siempre han sido las masas y los sabores, pero la paciencia en las florituras no y soy la primera en ver los defectos… Pero, tengo que decir que he descubierto un mundo que me fascina y sobre todo, que se está perdiendo y no está valorado.

He hecho algún curso de fondant para saber qué hacía mal (de este os hablaré pronto), porque no me quedaba como en los vídeos y fotos que sube la gente en internet, luego algo hacía mal, pero reconozco que el curso Wilton, no tiene nada que ver.



Un poco de historia

Wilton nació en 1929 en Illinois, EEUU, un repostero se dio cuenta de que las amas de casa no tenían herramientas (sí, digo herramientas, porque cuando empiezas en este mundo, tu cocina se transforma en un taller) para crear pasteles en casa, salvo los moldes de toda la vida, así que empezaron a vender boquillas y demás utensilios para repostería, a un precio asequible para las casas. 

Poco a poco esta marca se ha convertido en el líder en manualidades alimenticias y forma parte de una de las empresas más potentes de EEUU.

En Barcelona, puedes obtener los diplomas en Manenas, que son instructores capacitados por Wilton y son un verdadero encanto, además tener una larga trayectoria. Se puede hacer el curso de manera intensiva o uno por semana, en total son 4 cursos.



Os voy a hablar del primero: Decoración con glaseado de Mantequilla.

Es para principiantes, si sois de los que tenéis pánico a la manga pastelera (como yo), se os viene abajo la nata, nunca os salen las cenefas, no tenéis ni idea de qué hacer y paras qué son las formas de las boquillas… este es vuestro curso.

Aprendí:

- cómo ha de ser la consistencia adecuada de un glaseado para decorar
- usar la manga pastelera, sus diferentes posiciones
- glasear y decorar pasteles
- boquillas
- líneas, cenefas, bordes, letras…
- 6 flores elementales
- transferir imágenes






Tengo que decir, que la crema de mantequilla para mi es algo pesada, por lo tanto en Manenas, me enseñaron que se puede hacer también con nata.




Te facilitan todo el material, te dan una caja con lo que necesitas y te la llevas a casa para ti, menos el bizcocho del último día que te lo traes tú de casa. El diseño para la tarta es libre, puedes hacer lo que quieras, utilizando siempre lo que has aprendido (está claro). Además al final de cada curso, te dan un diploma acreditativo. 

Esta es la tarta que realicé al final del curso, os aseguro que no pensé ser capaz de hacer esto, en 2 días. Bizcocho genovés, con relleno de arándanos y cobertura de nata.




Quiero que sepáis que no me llevo nada por hablar de Wilton o de Manenas, solo quiero compartir aquí que hay que perder miedos y si algo te gusta de verdad, pide ayuda, aprende y mejora. 



Al final, para mí hacer pasteles es algo que me relaja y la decoración ha pasado de ser mi bestia personal a ser parte de la relajación. Decorar con manga pastelera es todo un arte, necesita tiempo, necesita mucho cariño, ganas e ilusión.




jueves, 25 de enero de 2018

Buenas de nuevo, hoy voy a explicar la tarta básica que todos conocemos o tendríamos que conocer, el bizcocho 1 - 2 - 3 de yogur de toda la vida.

¿Por qué? Porque está bueno, te puede sacar de un apuro, siempre sale bien, siempre quedas bien, no es muy caro y se puede utilizar como base para decorar.

El otro día, estando fuera de mi casa, me encargué de hacer dos tartas de cumpleaños para mi tía y mi hermana mayor, lo que siempre pasa, uno conoce sus máquinas, pero no las del resto y hay días que lo que tienes pensado, no es lo que terminas haciendo. Intenté hacer bizcocho genovés, pero no me salió (humanos somos todos), así que no dudé en utilizar esta receta. Nos ponemos manos a la obra...


Ingredientes para el bizcocho
1 yogur (que no sea desnatado) puede ser de limón, de fresa… depende un poco si le queremos dar algo de sabor, si le vais a poner relleno, os aconsejo natural azucarado)
1 medida del vaso de yogur, de aceite de girasol
2 medidas del vaso de yogur de azúcar
3 medidas del vaso de yogur de harina
3 huevos
1 sobrecito (16g) de levadura en polvo o polvo de hornear
Spray desmoldante
Molde de 20 cm redondo

Ingredientes para el relleno
200 ml de nata vegetal
2 cucharitas de café, de pasta concentrada de frambuesa (lo que viene a ser 5 g por cuchara)

·     * Aclaración: yo no añado azúcar, porque la nata vegetal que utilizo ya es suficientemente dulce (para mi gusto). Si utilizáis una nata normal, tendréis que añadirle, azúcar glasé, cuando la estéis montando.

Decoración (opcional)
250 ml de nata vegetal
Un par de gotas de colorante azul u otro color que queráis

Preparación

Empezamos por el bizcocho.

La receta es fácil de recordar y no tienes que pesar nada, por eso es tan sencilla, utilizamos el vaso del yogur como medida para el resto de ingredientes, dejando el yogur siempre al raso. Como decía antes, lo normal es utilizar el yogur de limón, porque es el que más rico está, pero si le vais a poner relleno y no queréis que se mezclen sabores que nada tienen que ver, por ejemplo chocolate, natillas, etc…, pues le ponéis uno natural.

Precalentamos el horno a 180ºC por arriba y por abajo.

En un bol grande, ponemos los huevos con el yogur y las medidas de azúcar. Batimos y luego añadimos uno a uno los ingredientes que faltan: la levadura con la harina tamizada y el aceite. Al ir añadiendo cada ingrediente, id moviendo y mezclando, para que se vaya integrando todo bien. Lo podéis hacer con batidora, Thermomix o con varillas manuales.

Cuando tengamos una masa homogénea, sin grumos, preparamos el molde con spray desmoldante y ponemos la mezcla en él.

Horneamos durante 30-35 minutos a 180ºC, o hasta que al pinchar (por la parte central) el bizcocho con un palillo, este salga limpio.

Desmoldamos y dejamos enfriar.





El relleno

Con la nata fría, nos ponemos a montarla en un bol, cuando esté casi al punto, añadimos las cucharaditas de concentrado y damos un par de vueltas más, para que quede bien mezclado, terminamos de montar con cuidado de no pasarnos.

Montaje.

Con el bizcocho frío, cortamos en capas, a mí me dio para 3.

Fijamos a la base y vamos alternando capa de bizcocho con capa de relleno, ayudaos de una manga pastelera, es mucho más limpio y no arrastraréis tanta miga.

Para decorar, podéis ponerle si no queréis hacer nada más un poco de azúcar glas y listo. En mi caso al ser una tarta de cumpleaños, monté más nata, separé en un pequeño cuenco un poco y la teñí de azul.

Con espátula fui poniendo la nata sobre el bizcocho con movimientos firmes, añadiendo pequeñas motas de nata azul aquí y allá, al nivelar, va saliendo el dibujo que veis en las fotos.

Finalmente en una manga pastelera, monté nata blanca y nata azul y con la boquilla hice las decoraciones finales.



Yo no la probé, pero me dicen que estaba muy muy buena, la verdad es que no es una tarta complicada para nada y el relleno lo podéis hacer de muchísimas cosas.




Os animo a que me digáis qué tal os ha quedado o que me hagáis preguntas, al correo electrónico: acakexperience@gmail.com

O por Facebook en privado: https://www.facebook.com/aCakeExperience/


¡Un saludo a todos!

viernes, 19 de enero de 2018

Como primera receta voy a subir esta tarta de Oreo, la hice para el cumpleaños de mi amiga Sara, prometiendo no hacer experimentos este año, porque sí, porque Tasty mola mucho verlo, pero no sé de casi nadie a quien le haya salido algo bien…

Volviendo a la tarta, esta es muy vistosa y para mí, la mayor dificultad reside en el Bizcocho.



El bizcocho Genovés, es de los más utilizados en repostería, existe una versión sin gluten pero no es la receta de hoy. No necesita levadura ni mantequilla, aguanta bien el peso, tiene un sabor muy suave, lo que permite muchos rellenos distintos (no camufla sabores), no se hace pesado al comer y sale un bizcocho bastante alto… todo ventajas! Hasta que tienes que montarlo… y para eso, necesitas o un brazo como el de Terminator o una máquina que lo haga por ti. No me lío más y vamos a la receta:

Ingredientes para el bizcocho:
4 huevos talla M (temperatura ambiente)
100 gr de azúcar blanca
1 cucharita de café de azúcar vainillado
120g de harina
1 pellizco de sal (es opcional, yo siempre se lo pongo)

Variación:
40 g de cacao en polvo


Ingredientes para la crema:
1 paquete de galletas oreo (suele traer 14 galletas, guarda 1 o 2 en el proceso)
250 ml de nata para postres (fría)
250 gr de queso untable blanco (temperatura ambiente)
100 g de azúcar

Decoración:
1 o dos galletas del paquete de Oreo, que guardamos con anterioridad
Arándanos (opcional, se puede poner otra cosa que te guste y quede bien con el sabor o nada)

Preparación

Empezamos por el bizcocho.

Precalentamos el horno a 180·C, arriba y abajo. Para engrasar el molde utilizamos spray desmoldeante. El molde que voy a utilizar es un Easy Layer de Wilton, de unos 20´5 cm, pero se puede hacer perfectamente en un molde normal de 20 cm y luego cortarlo por la mitad. Con esta receta saldrán dos capas gruesas.








Aquí viene lo más complicado de la receta: no aconsejo hacerlo a mano, a mí nunca me sale. Mínimo ayudaos de una batidora con accesorio de varillas. En Thermomix, te ayuda la máquina. Aquí divido la receta para quienes tienen Thermomix y para los que utilizan batidora.

Para Thermomix: Colocamos la mariposa en las cuchillas, ponemos en el vaso los huevos, el azúcar y el azúcar vainillado. Programamos 6 min. a 37·C y velocidad 4. Cuando acabe, volvemos a programar 6 min a velocidad 4 sin temperatura. Añadimos la harina, la pizca de sal (seguimos con la mariposa puesta) alrededor de la mariposa y programamos 4 segundos y velocidad 3. retiramos la mariposa, con una espátula intentamos quitarle la masa que podamos y terminamos de mezclar, haciendo movimientos envolventes con la espátula.

Para batidora con varillas:  los huevos, la pizca de sal, el azúcar blanco y el azúcar vainillado, en un bol, ponemos la batidora a velocidad media-alta, y con muchísima paciencia batimos, tenemos que batir hasta que la mezcla se vuelva blanca y casi triplique su volumen. Hablamos de unos 12-15 minutos sin parar.


Cuando tengamos la mezcla en el punto, utilizando un colador fino, vamos añadiendo la harina, así la iremos tamizando y evitaremos grumos. Mezclaremos con una espátula de silicona de manera delicada y con movimientos envolventes, ya que no queremos que se nos venga abajo la mezcla, seguiremos con los movimientos hasta que la harina se integre y no tengamos grumos. Cuanto más movamos, más posibilidades hay de que suba menos en el horno.

Variación: para que el bizcocho sea de chocolate, en vez de 120g de harina, ponemos 80g y añadimos 40g de cacao en polvo.
Es lo que yo hice en mi tarta. Una horneada con la receta tradicional y una segunda con la mezcla de chocolate. Así alterné los bizcochos y le di un toque diferente.

Bien, pasado este mal trago, el resto del proceso es igual para todos. Ponemos la mezcla en el molde (llenar siempre ⅔ del molde con la masa) y horneamos durante 20-25 minutos. Si utilizáis un layer cake, tened en cuenta que pasará a ser la mitad de tiempo y tendréis que estar atentos.

Mientras hornea, podemos ir haciendo la crema.

Para saber si está listo, pinchamos con un palito (los mejores los de madera, largos, para hacer brochetas) y si sale limpio, sacamos y desmoldamos sobre una rejilla. Si no sale limpio, seguid horneando, hasta que salga limpio.
Dejamos enfriar.

La crema.

Cogemos las galletas (acuérdate de dejar 1 o 2 aparte para decorar) y las trituramos, dejamos en un bol aparte. ¿Cómo de trituradas? yo las dejé con trozos de entre 1 y 0,5 cm.

En un bol, ponemos el queso y empezamos a mover con la varilla, durante un minuto más o menos, iremos añadiendo el azúcar poco a poco e integrando.

En otro bol, montamos la nata, recordad que tiene que estar bien fría.

Sobre la crema de queso, vamos añadiendo la nata, con movimientos suaves y envolventes de nuevo, cuando lo tengamos, añadimos las Oreo picadas, seguimos con movimientos envolventes.

Cuando la tengamos lista, la metemos en la nevera para que no se caliente mucho.




Montaje.

Cuando los bizcochos estén fríos, los cortamos en capas, si has utilizado un molde normal. Con esta cantidad de masa, te diría que saques dos capas, si las ves muy gruesas y las quieres más finas, haz 3 capas. Si has utilizado el easy layer, no tienes que cortar nada.

Ponemos la crema en una manga pastelera y vamos montando nuestras capas.

Finalmente, por encima, ponemos la última capa de crema crema y la Oreo que guardamos, junto a los arándanos (opcional)



Bueno, creo que no me dejo nada por explicar, de todas formas, si tenéis preguntas podéis escribirme a través de Facebook o al correo electrónico.




Espero que si decidís hacer esta tarta la disfrutéis y me digáis qué tal el resultado!!


¡Un saludo!

Follow Us @aguedacakeexperience