jueves, 25 de enero de 2018

Buenas de nuevo, hoy voy a explicar la tarta básica que todos conocemos o tendríamos que conocer, el bizcocho 1 - 2 - 3 de yogur de toda la vida.

¿Por qué? Porque está bueno, te puede sacar de un apuro, siempre sale bien, siempre quedas bien, no es muy caro y se puede utilizar como base para decorar.

El otro día, estando fuera de mi casa, me encargué de hacer dos tartas de cumpleaños para mi tía y mi hermana mayor, lo que siempre pasa, uno conoce sus máquinas, pero no las del resto y hay días que lo que tienes pensado, no es lo que terminas haciendo. Intenté hacer bizcocho genovés, pero no me salió (humanos somos todos), así que no dudé en utilizar esta receta. Nos ponemos manos a la obra...


Ingredientes para el bizcocho
1 yogur (que no sea desnatado) puede ser de limón, de fresa… depende un poco si le queremos dar algo de sabor, si le vais a poner relleno, os aconsejo natural azucarado)
1 medida del vaso de yogur, de aceite de girasol
2 medidas del vaso de yogur de azúcar
3 medidas del vaso de yogur de harina
3 huevos
1 sobrecito (16g) de levadura en polvo o polvo de hornear
Spray desmoldante
Molde de 20 cm redondo

Ingredientes para el relleno
200 ml de nata vegetal
2 cucharitas de café, de pasta concentrada de frambuesa (lo que viene a ser 5 g por cuchara)

·     * Aclaración: yo no añado azúcar, porque la nata vegetal que utilizo ya es suficientemente dulce (para mi gusto). Si utilizáis una nata normal, tendréis que añadirle, azúcar glasé, cuando la estéis montando.

Decoración (opcional)
250 ml de nata vegetal
Un par de gotas de colorante azul u otro color que queráis

Preparación

Empezamos por el bizcocho.

La receta es fácil de recordar y no tienes que pesar nada, por eso es tan sencilla, utilizamos el vaso del yogur como medida para el resto de ingredientes, dejando el yogur siempre al raso. Como decía antes, lo normal es utilizar el yogur de limón, porque es el que más rico está, pero si le vais a poner relleno y no queréis que se mezclen sabores que nada tienen que ver, por ejemplo chocolate, natillas, etc…, pues le ponéis uno natural.

Precalentamos el horno a 180ºC por arriba y por abajo.

En un bol grande, ponemos los huevos con el yogur y las medidas de azúcar. Batimos y luego añadimos uno a uno los ingredientes que faltan: la levadura con la harina tamizada y el aceite. Al ir añadiendo cada ingrediente, id moviendo y mezclando, para que se vaya integrando todo bien. Lo podéis hacer con batidora, Thermomix o con varillas manuales.

Cuando tengamos una masa homogénea, sin grumos, preparamos el molde con spray desmoldante y ponemos la mezcla en él.

Horneamos durante 30-35 minutos a 180ºC, o hasta que al pinchar (por la parte central) el bizcocho con un palillo, este salga limpio.

Desmoldamos y dejamos enfriar.





El relleno

Con la nata fría, nos ponemos a montarla en un bol, cuando esté casi al punto, añadimos las cucharaditas de concentrado y damos un par de vueltas más, para que quede bien mezclado, terminamos de montar con cuidado de no pasarnos.

Montaje.

Con el bizcocho frío, cortamos en capas, a mí me dio para 3.

Fijamos a la base y vamos alternando capa de bizcocho con capa de relleno, ayudaos de una manga pastelera, es mucho más limpio y no arrastraréis tanta miga.

Para decorar, podéis ponerle si no queréis hacer nada más un poco de azúcar glas y listo. En mi caso al ser una tarta de cumpleaños, monté más nata, separé en un pequeño cuenco un poco y la teñí de azul.

Con espátula fui poniendo la nata sobre el bizcocho con movimientos firmes, añadiendo pequeñas motas de nata azul aquí y allá, al nivelar, va saliendo el dibujo que veis en las fotos.

Finalmente en una manga pastelera, monté nata blanca y nata azul y con la boquilla hice las decoraciones finales.



Yo no la probé, pero me dicen que estaba muy muy buena, la verdad es que no es una tarta complicada para nada y el relleno lo podéis hacer de muchísimas cosas.




Os animo a que me digáis qué tal os ha quedado o que me hagáis preguntas, al correo electrónico: acakexperience@gmail.com

O por Facebook en privado: https://www.facebook.com/aCakeExperience/


¡Un saludo a todos!

viernes, 19 de enero de 2018

Como primera receta voy a subir esta tarta de Oreo, la hice para el cumpleaños de mi amiga Sara, prometiendo no hacer experimentos este año, porque sí, porque Tasty mola mucho verlo, pero no sé de casi nadie a quien le haya salido algo bien…

Volviendo a la tarta, esta es muy vistosa y para mí, la mayor dificultad reside en el Bizcocho.



El bizcocho Genovés, es de los más utilizados en repostería, existe una versión sin gluten pero no es la receta de hoy. No necesita levadura ni mantequilla, aguanta bien el peso, tiene un sabor muy suave, lo que permite muchos rellenos distintos (no camufla sabores), no se hace pesado al comer y sale un bizcocho bastante alto… todo ventajas! Hasta que tienes que montarlo… y para eso, necesitas o un brazo como el de Terminator o una máquina que lo haga por ti. No me lío más y vamos a la receta:

Ingredientes para el bizcocho:
4 huevos talla M (temperatura ambiente)
100 gr de azúcar blanca
1 cucharita de café de azúcar vainillado
120g de harina
1 pellizco de sal (es opcional, yo siempre se lo pongo)

Variación:
40 g de cacao en polvo


Ingredientes para la crema:
1 paquete de galletas oreo (suele traer 14 galletas, guarda 1 o 2 en el proceso)
250 ml de nata para postres (fría)
250 gr de queso untable blanco (temperatura ambiente)
100 g de azúcar

Decoración:
1 o dos galletas del paquete de Oreo, que guardamos con anterioridad
Arándanos (opcional, se puede poner otra cosa que te guste y quede bien con el sabor o nada)

Preparación

Empezamos por el bizcocho.

Precalentamos el horno a 180·C, arriba y abajo. Para engrasar el molde utilizamos spray desmoldeante. El molde que voy a utilizar es un Easy Layer de Wilton, de unos 20´5 cm, pero se puede hacer perfectamente en un molde normal de 20 cm y luego cortarlo por la mitad. Con esta receta saldrán dos capas gruesas.








Aquí viene lo más complicado de la receta: no aconsejo hacerlo a mano, a mí nunca me sale. Mínimo ayudaos de una batidora con accesorio de varillas. En Thermomix, te ayuda la máquina. Aquí divido la receta para quienes tienen Thermomix y para los que utilizan batidora.

Para Thermomix: Colocamos la mariposa en las cuchillas, ponemos en el vaso los huevos, el azúcar y el azúcar vainillado. Programamos 6 min. a 37·C y velocidad 4. Cuando acabe, volvemos a programar 6 min a velocidad 4 sin temperatura. Añadimos la harina, la pizca de sal (seguimos con la mariposa puesta) alrededor de la mariposa y programamos 4 segundos y velocidad 3. retiramos la mariposa, con una espátula intentamos quitarle la masa que podamos y terminamos de mezclar, haciendo movimientos envolventes con la espátula.

Para batidora con varillas:  los huevos, la pizca de sal, el azúcar blanco y el azúcar vainillado, en un bol, ponemos la batidora a velocidad media-alta, y con muchísima paciencia batimos, tenemos que batir hasta que la mezcla se vuelva blanca y casi triplique su volumen. Hablamos de unos 12-15 minutos sin parar.


Cuando tengamos la mezcla en el punto, utilizando un colador fino, vamos añadiendo la harina, así la iremos tamizando y evitaremos grumos. Mezclaremos con una espátula de silicona de manera delicada y con movimientos envolventes, ya que no queremos que se nos venga abajo la mezcla, seguiremos con los movimientos hasta que la harina se integre y no tengamos grumos. Cuanto más movamos, más posibilidades hay de que suba menos en el horno.

Variación: para que el bizcocho sea de chocolate, en vez de 120g de harina, ponemos 80g y añadimos 40g de cacao en polvo.
Es lo que yo hice en mi tarta. Una horneada con la receta tradicional y una segunda con la mezcla de chocolate. Así alterné los bizcochos y le di un toque diferente.

Bien, pasado este mal trago, el resto del proceso es igual para todos. Ponemos la mezcla en el molde (llenar siempre ⅔ del molde con la masa) y horneamos durante 20-25 minutos. Si utilizáis un layer cake, tened en cuenta que pasará a ser la mitad de tiempo y tendréis que estar atentos.

Mientras hornea, podemos ir haciendo la crema.

Para saber si está listo, pinchamos con un palito (los mejores los de madera, largos, para hacer brochetas) y si sale limpio, sacamos y desmoldamos sobre una rejilla. Si no sale limpio, seguid horneando, hasta que salga limpio.
Dejamos enfriar.

La crema.

Cogemos las galletas (acuérdate de dejar 1 o 2 aparte para decorar) y las trituramos, dejamos en un bol aparte. ¿Cómo de trituradas? yo las dejé con trozos de entre 1 y 0,5 cm.

En un bol, ponemos el queso y empezamos a mover con la varilla, durante un minuto más o menos, iremos añadiendo el azúcar poco a poco e integrando.

En otro bol, montamos la nata, recordad que tiene que estar bien fría.

Sobre la crema de queso, vamos añadiendo la nata, con movimientos suaves y envolventes de nuevo, cuando lo tengamos, añadimos las Oreo picadas, seguimos con movimientos envolventes.

Cuando la tengamos lista, la metemos en la nevera para que no se caliente mucho.




Montaje.

Cuando los bizcochos estén fríos, los cortamos en capas, si has utilizado un molde normal. Con esta cantidad de masa, te diría que saques dos capas, si las ves muy gruesas y las quieres más finas, haz 3 capas. Si has utilizado el easy layer, no tienes que cortar nada.

Ponemos la crema en una manga pastelera y vamos montando nuestras capas.

Finalmente, por encima, ponemos la última capa de crema crema y la Oreo que guardamos, junto a los arándanos (opcional)



Bueno, creo que no me dejo nada por explicar, de todas formas, si tenéis preguntas podéis escribirme a través de Facebook o al correo electrónico.




Espero que si decidís hacer esta tarta la disfrutéis y me digáis qué tal el resultado!!


¡Un saludo!

Follow Us @aguedacakeexperience